¿Cómo conseguir que tu césped se reponga del verano?

alquiler herramientas jardín madrid para césped en mal estado

Aunque cuidemos nuestro jardín a lo largo del año, si nos vamos unos pocos días de vacaciones en verano basta para que se produzca el caos y proliferan las especies invasoras, aparecen calvas, el césped se seca y se vuelva amarillento, aparecen malas hierbas y otros factores que harán lucir nuestro jardín descuidado.

Y es que el césped requiere de un mantenimiento intenso a lo largo del año, con los cuales será necesario seguir estrictas labores de riego, siembra, abonado y otras tareas dependiendo de la época y más si es después del verano, en la que se encuentra sometido a un gran estrés debido a las altas temperaturas y al sol tan fuerte que incide en él.

Por eso en este artículo te daremos una serie de pasos y consejos para que logres recuperar el césped seco y arreglar tu jardín abandonado después del verano.

 

Claves y pasos para regenerar el césped

Por qué alquilar herramientas de jardinería en Madrid - Alquileres Majo

Sabemos que no es fácil mantener el césped en óptimas condiciones, sobre todo durante el verano, época en la que las condiciones climatológicas no son la más adecuadas y causan grandes estragos, debido al clima seco, la ausencia de lluvia, el inclemente sol y la falta de riego, ya que nos vamos de vacaciones. 

Sin embargo debemos evaluar cuál es la causa de que nuestro césped presente un aspecto seco y amarillento, ya que podría deberse a alguna plaga u otro factor que de no solventarlo desencadenaría otros problemas Después de analizar el estado del mismo y que no haya presencia de plagas, procederemos a realizar una serie de tareas para regenerar nuestro jardín.

Será sumamente necesario llevar cabo estas tareas por lo menos dos veces al año, para emplear un  tratamiento de regeneración profunda y conseguir así que nuestro césped se recupere después de épocas donde se ve sumamente afectado, como son el verano y el invierno. 

Para esto será muy importante contar con una empresa de alquiler de herramientas de jardinería como Majo, ya que si solo vamos a utilizar algunas máquinas tan pocas veces al año, no merece la pena hacer la inversión ni acumularas en el garaje o trastero

Te enseñaremos a continuación cómo realizarlo:

1. Cortar y arrancar la grama

Para comenzar a recuperar el césped, lo primero que se debe hacer es segarlo, para ello utilizaremos un cortacésped o una escarificadora, a fin de cortar todas las plantas no deseadas, como son el trébol invasor y otros tipos de hierba que puedan estar cubriendo el suelo e impermeabilizándolo, impidiendo así el paso del agua, abono y el aire.

Procederemos a arrancar de raíz las especies de plantas que hayan crecido y se extienden rápidamente a otras zonas, como la grama gruesa, que afecta el crecimiento de otras plantas. Así nos aseguraremos de que no vuelvan a crecer enseguida.

2. Rastrillado a fondo

Una vez que hemos realizado la primera tarea, retiraremos todos los restos con la ayuda de un rastrillo de púas finas, ya que es el que más nos va a ayudar a la hora de barrer las hojas que puedan haber quedado esparcidas sobre el césped. Para facilitar esta tarea podemos alquilar una sopladora de hojas, así acumulamos las hojas secas en un área específica y será más fácil retirarlas.

3. Aireado

Este paso es de suma importancia para recuperar el césped, ya que mediante este procedimiento ayudaremos a que el suelo se oxigene adecuadamente. Para ello podremos emplear una horca de de jardín si es un terreno pequeño o apoyarnos en una máquina escarificadora como la que puedes alquilar en Majo, para facilitarnos la labor en terrenos medianos. Esto con el fin de pinchar el suelo y hacer pequeños agujeros en él que favorezcan la penetración tanto de aire como de agua, al tiempo que movemos la tierras y ayudamos a evitar que se compacte.

4. Repoblar zonas despobladas o calvas del césped

Antes de comenzar a poblar de nuevo la zona de nuestro césped que se encuentra con calvas, debemos identificar posibles agentes que hayan causado este problema, ya que pueden ser otros factores aparte del calor extremo, la sequedad ambiental y la falta de agua en el verano. 

Algunos factores podrían ser: exceso de sombra o riego y encharcamiento, ya que para ello necesitamos sembrar una mezcla de semillas especificas para esas condiciones, o pueden estar originadas por la presencia de hongos en el césped, para lo que habría que aplicar cuanto antes un fungicida especifico,  para acabar con ello antes de realizar la labor de repoblar el césped.

Más adelante te contaremos todos los problemas que podrían originar estas calvas y el deterioro en general del césped.

Una vez hayamos identificado y solventado el problema, procedemos a resembrar las zonas con calvas, esparciendo las semillas de césped de un modo uniforme por toda la superficie, si se encuentra en una zona extensa, lo mejor será hacerlo en dos pasada perpendiculares.

5. Recebo y abono a fondo

opta por el alquiler de herramientas de jardinería en Madrid - Alquileres MajoPara finalizar ayudaremos a nuestro césped a nutrirse gracias al recebo, que además lleva una proporción de arena que también contribuirá a que podamos evitar la compactación del terreno, para ello aplicaremos una capa fina sobre la superficie. Te explicamos brevemente lo que es el recebo:

La función principal del recebo es controlar el fieltro que se forma por la falta de equilibrio entre el crecimiento del césped y la descomposición de los restos orgánicos que se generan durante su desarrollo.

El recebo es un material compuesto por arena con cierto porcentaje de materia orgánica que varía según la marca que compremos.

Cumple con la tarea de oxigenar adecuadamente el césped, pero también tiene otros fines, puesto que también favorece el crecimiento de nuevas raíces y mejora la permeabilidad del suelo y su resistencia mecánica.

Además, es idónea su utilización para la cobertura de las semillas cuando se realiza precisamente una resiembra como la que comentábamos anteriormente, corrigiendo así las desigualdades debidas al hundimiento de zonas del suelo.

Por último queda regar nuestro césped y recordar que debemos proporcionarle este líquido de vital importancia para que se mantenga saludable y el desarrollo de las plantas se lleve a cabo efectivamente de una manera periódica, tomando en cuenta la temperatura y la época del año. Para facilitar esta labor podríamos alquilar una manguera agrícola, ya que así podremos llegar sin esfuerzos a todos los rincones del jardín.

alquiler de herramientas

Es importante una vez hayamos terminado con el proceso de recuperación del césped no pisar la zona sembrada hasta que hayan pasado entre 7 y 10 días, para que crezca óptimamente y dejar que la hierba haya alcanzado una altura de entre 8 y 10 centímetros antes de segarla por primera vez.

 

Problemas que pueden originar el deterioro del césped

A parte del calor del verano, existen otros motivos que pueden ocasionar que nuestro césped no esté en las mejores condiciones, pudiéndose presentar en cualquier estación del año, algunos de los casos más comunes serían:

1. Sequía

Si, probablemente el problema más común y como comentamos anteriormente muy habitual en verano, por la falta de riego debida a las vacaciones.

herramientas para el cuidado del huerto

2. Exceso de agua

Nos puede pasar por regar más de la cuenta, también si el terreno tiene un drenaje deficiente, hace que se acumule un exceso de agua, pudriendo así las raíces y haciendo que las hojas del césped se tornen amarillas.

3. Suelo muy compacto

Suele ocasionarse por el pisoteo o uso muy frecuente del área donde está el césped. Su solución es la escarificación de la que hablamos anteriormente y el aireado, que consiste en pinchar la tierra para que se oxigene adecuadamente.

4. Fieltro

 El fieltro es una capa que se forma entre la hierba y el suelo, las raíces quedan en esta capa, formada por restos descompuestos de raíces y hojas. Su principal problema es que evita el paso del agua al suelo “bueno”, causando una sequía aunque estemos regando correctamente en cuanto a cantidad y regularidad.

5. Exceso de sombra 

Hay céspedes específicos para sombra, si el que estamos utilizando no es una mezcla idónea para esta condición, el exceso de sombra hace que los tallos crezcan finos, pálidos y amarillentos y eventualmente se secan. La solución en este caso es asegurarnos de que el tipo de césped que estamos sembrando es el adecuado.

6. Frío

También el frío tiene un impacto negativo en nuestro césped, en lugares donde hay heladas (temperaturas por debajo de 0ºC) podemos notar que el césped se pone de un color marrón, aunque es normal, dependiendo del tipo de césped que tenemos lo más probable es que una vez terminado el invierno, durante la primavera rebrote y vuelva a su color óptimo.

7. Quemaduras solares

También como comentamos son problemas típicos del verano, lo más posible es que se haya segado muy bajo el césped, quedando así más expuesto el cuello a ras de suelo, esta parte de nuestro césped suele ser blanquecino por la falta de luz y por ende más sensible al sol y propenso a quemarse con facilidad.

8. Exceso de fertilizantes

Es concretamente el nitrógeno lo que es perjudicial, casi todos los fertilizantes suelen contenerlo conjuntamente con potasio, fósforo y magnesio, aunque estos últimos no son perjudiciales, lo ideal es asegurarse de extender el fertilizante muy uniformemente para evitar acumulaciones puntuales, no superar las dosis recomendadas, y regar inmediatamente después para disolverlo.

9. Carencias de nutrientes

Así como un exceso de nitrógeno es perjudicial, también puede serlo la falta del mismo. Por ejemplo si lo que nos falta es precisamente nitrógeno, podríamos identificarlo porque veremos que las hojas son de un color verde pálido, crece poco o tenemos una invasión de otras hierbas como el trébol, por ejemplo, que es poco exigente en cuanto a nitrógeno.

En caso de que lo que nos hiciese falta fuese fósforo, notaremos las hojas de un color verde más oscuro pero puntas amarilleadas y también puede que notemos que las hojas se curvan de una manera atípica.

Si nos faltase potasio, magnesio, azufre o hierro, las hojas se amarillean y se secan en sus puntas y bordes, en este caso es muy difícil saber cuál componente nos está pidiendo el césped, y habría que recurrir a un análisis de suelo y/o de hojas en un laboratorio.

10. Herbicidas

Un herbicida mal utilizado puede causar la muerte de nuestro césped, hay herbicidas que sin darnos cuenta pueden “matar” todo tipo de plantas, incluido nuestro césped, por lo que hay que estar muy atento a la hora de comprar uno. En el caso de que sea este tipo de herbicida el que necesitamos, hay que evitar aplicarlo en días con mucho aire, porque este podría desplazarse hasta zonas donde no queremos que haga efecto.

11. Orín de perros y gatos

Generan una mancha amarilla, en cuyo alrededor se puede ver un anillo donde el césped es de un color verde más intenso, en dicho anillo la hierba tiende a crecer más.

12. Contaminación

Se ocasiona por vertidos de agentes externos, como pueden ser aceites, agua con detergente, lejía, etc.

13. Mala calidad del suelo

Puede deberse a que nuestro suelo tenga piedras debajo o rellenos de obra con cemento por ejemplo. Haciendo que el césped amarillee y crezca poco.

14. Salinidad del agua o del suelo

Si el agua con la que regamos es muy salina, nuestro césped se quemará en las puntas, también puede ser que sea el suelo el que tenga una salinidad alta y ocasiona el mismo síntoma.

15. Fallos en la siembra

Cuando nuestro césped está recién sembrado y naciendo a veces se pueden ver zonas marchitas, con un color oscuro, esto puede deberse a algún hongo en esa zona, pero también puede ser algún problema de siembra, tales como:

  • Utilizar semillas viejas que hayan perdido su efectividad al germinar 
  • Falta de agua, pues después de sembrar es recomendable regar 2 o 3 veces al día 
  • Semillas enterradas a mucha profundidad
  • Hormigas o pájaros que se llevan las semillas
  • Exceso de fertilizantes en la preparación del terreno 
  • Suelo muy frío o muy caliente. Puesto que con temperaturas extremas no hay germinación, se debe evitar sembrar en pleno invierno y verano.

cómo cuidar las herramientas de jardineríaConociendo ya los problemas que pueden afectar nuestro césped y sabiendo cómo remediarlo, solo nos queda  proporcionarle las necesidades que requiere durante todo el año para que luzca con gran belleza.  

Alquilar un cortacésped, un cortasetos eléctrico o a gasolina, una motosierra y/o una destrozadora, siempre nos va a ayudar a agilizar esta labor, permitiéndonos llevar a cabo el mantenimiento del césped de una manera mucho más rápida y cómoda, a diferencia de si usamos otras herramientas rudimentarias, con las que tardaríamos más y además, podrían ocasionarnos dolores en zonas del cuerpo como espalda, cuello y manos.

 

Majo, tu empresa de alquiler de herramientas y maquinaria de jardinería

En Majo podemos a tu disposición todas las herramientas y maquinaria que necesitas para mantener en perfecto estado tu césped durante todo el año. Olvídate de hacer grandes inversiones de dinero para poder obtenerlas y de acumular más cosas en el trastero, con el alquiler de herramientas de jardinería podrás tenerlas a la mano siempre que las necesites y durante el tiempo que desees.

Además obtendrás un 10% de descuento si te haces socio y 18% con tu tarjeta profesional. No esperes más y contáctanos, todo son ventajas.

Contacta con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú